header-image

Formación Humana

El IPADE considera que la verdadera formación de una persona no se limita a la obtención de conocimientos o al perfeccionamiento de sus habilidades directivas, por ello, desde 1976 imparte distintos programas dirigidos a apoyar el desarrollo de la persona partiendo desde aspectos familiares, sociales y artísticos que, junto con nuestra oferta académica directiva, nos ayudan a afrontar nuestras distintas responsabilidades desde una perspectiva trascendente y de valores.

DATOS GENERALES

Formato

Una tarde por semana

Duración

9 semanas

Fechas

Sede Ciudad de México 2020
Marzo: 17, 24, 31
Abril: 21, 28
Mayo: 5, 12, 19 y 26

Persona y Familia

El Programa Persona y Familia busca analizar temas relacionados con la persona, la familia y el entorno, con la finalidad de propiciar una reflexión sobre la situación que se vive.

Está dirigido a participantes activos del IPADE o que hayan cursado alguno de nuestros programas, ya sean matrimonios o parejas próximas a casarse y que se interesen por la reflexión de temas familiares y sociales, tales como: la comunicación conyugal, las finanzas familiares, la educación de los hijos en valores y virtudes, entre otros.​

El IPADE, convencido de que la familia es la empresa más importante en la vida de las personas, creó hace casi cuatro décadas el Programa de Persona y Familia.

A lo largo de este Programa se analizan casos reales de estudio y se comparten experiencias con otros participantes, enriqueciendo y favoreciendo una dinámica que permite desarrollar las cualidades humanas necesarias para mantener una armonía personal y familiar.

Formación Doctrinal

El IPADE considera de suma importancia el conocimiento de los principios que rigen la naturaleza humana y que ese conocimiento tiene un gran impacto en la felicidad de la vida de las personas y en el alcance humano y trascendente de sus proyectos personales.

El desarrollo del individuo en forma plena requiere poner en práctica los valores morales verdaderos y correctos. El conocimiento cierto del ser humano y de lo que Dios espera de él, es de fundamental trascendencia para dar sentido a nuestra vida, así como para entender sus diversos acontecimientos.

Los Programas de Formación Doctrinal buscan ayudar a los participantes a crecer en la virtud de la sabiduría, esa virtud que incluye a la prudencia moral y que nos permite aprender a ver la vida desde el punto de vista de Dios.