fbpx

El director como crítico de arte

Septiembre 09 / 2022

Luis Felipe Martí Borbolla

Profesor del área de Factor Humano

Luis Felipe Martí Borbolla

Profesor del área de Factor Humano

Septiembre 09 / 2022

Hay una semejanza entre el buen director y el buen crítico de arte, ya que ambos deben ser especialmente autocríticos. Es muy importante para el director verse al espejo ante los fracasos y examinarse para determinar qué es lo que hay que corregir. También debe tener una ventana y ver a través de ella para saber atribuir y reconocer a las personas y los talentos que han conseguido su éxito.

Ambos son fáciles de contentar porque suelen tener un espíritu constructivo y saben reconocer el talento, el trabajo de sus colaboradores; y difíciles de satisfacer, porque suelen tener estándares exigentes y demandantes. Los malos directores de empresa son difíciles de contentar y fáciles de satisfacer ya que se regodean y satisfacen del fracaso de los demás; al no ser buenos directores no tienen un pensamiento genuino y se satisfacen con clichés.

Otro punto de afinidad es que suelen ser personas creativas. La gente que es creativa sabe apreciar el talento y el trabajo. Esto los lleva a ser gente agradecida, lo que los hace dadores de luz para hacer la verdad tangible; esto se consigue, en buena medida, por medio de la empatía. Un buen líder es aquel que sabe integrar de manera armónica los intereses y emociones de sus colaboradores.

Otro punto es que ambos son jueces en el aspecto positivo, ya que restituyen al marginado y al vulnerable; usan la virtud de la justicia, de reconocer lo importante y el mérito. El director de empresa también es un actor de la sociedad civil, actúa como un agente de cambio social. También actúa frecuentemente como intérprete o traductor: pone palabras en eso que las personas experimentan o viven.

Una semejanza entre la ética y el arte es que hay que empezar en algún momento a marcar la línea. En nuestros entornos empresariales hay que marcar la línea también en términos de excelencia, justicia, respeto y libertad.

El arte le es muy conveniente al director de empresa porque le da sensibilidad y disciplina; también le da relevancia y síntesis. Un ejemplo de esto lo vemos en una buena puesta en escena u ópera, o en algunas otras formas de arte. El director debe saber inspirar. El artista, como el buen director, tiene que saber vivir con lo inacabado y lo indefinido. Debe descubrir en lo inacabado lo fascinante.

ESCUCHA NUESTRO PODCAST “ENTORNO IPADE”

 

 

 

Septiembre 09 / 2022

Newsletter

Otros autores
Profesor del área de Factor Humano
Profesor del área de Entorno Económico
Profesor del área de Política de Empresa
Profesor del área de Control e Información Directiva